12/7/13


Para investigar en las vacaciones...

Los chicos de 7º grado todos los años realizan un trabajo especial sobre el Gral. San Martín.
Para ello les dejamos en el blog algunas direcciones con información que les permitirá conocer diferentes aspectos de su personalidad.

Las máximas sanmartinianas 
                             
1/ Humanizar el carácter y hacerlo sensible, aun con los insectos que no perjudican.
2/ Inspirarle amor a la verdad y odio a la mentira.
3/ Inspirarle gran confianza y amistad, pero uniendo el respeto.
4/ Estimular en Mercedes la caridad a los pobres.
5/ Respeto sobre la propiedad ajena.
6/ Acostumbrarla a guardar un secreto.
7/ Inspirarle sentimiento de respeto hacia todas las religiones.
8/ Dulzura con los criados, pobres y viejos.
9/ Que hable poco y lo preciso.
10/ Acostumbrarla a estar formal en la mesa.
11/ Amor al aseo y desprecio al lujo.
 
 
Enlaces de Historia:
 
 
 
Videos relacionados: (Documentales y Película "Revolución)
 



Otros enlaces de interés:
 
 
 
 

5/7/13

Lecturas

Los chicos de 6º leen a Jorge Luis Borges

El cuento elegido fue "Funes, el memorioso".

video
"Mi primer recuerdo de Funes es muy perspicuo. Lo veo en un atardecer de marzo o febrero del año ochenta y cuatro. Mi padre, ese año, me había llevado a veranear a Fray Bentos. Yo volvía con mi primo Bernardo Haedo de la estancia de San Francisco. Volvíamos cantando, a caballo, y ésa no era la única circunstancia de mi felicidad. Después de un día bochornoso, una enorme tormenta color pizarra había escondido el cielo.
La alentaba el viento del Sur, ya se enloquecían los árboles; yo tenía el temor (la esperanza) de que nos sorprendiera en un descampado el agua elemental. Corrimos una especie de carrera con la tormenta.  Entramos en un callejón que se ahondaba entre dos veredas altísimas de ladrillo. Había oscurecido de golpe; oí rápidos y casi secretos pasos en lo alto; alcé los ojos y .vi un muchacho que corría por la estrecha y rota vereda como por una estrecha y rota pared. Recuerdo la bombacha, las alpargatas, recuerdo el cigarrillo en el duro rostro, contra el nubarrón ya sin límites. Bernardo le gritó imprevisiblemente: ¿Qué horas son, Ireneo? Sin consultar el cielo, sin detenerse, el otro respondió: Faltan cuatro minutos para las ocho, joven Bernardo Juan Francisco. La voz era aguda, burlona.
         Yo soy tan distraído que el diálogo que acabo de referir no me hubiera llamado la atención si no lo hubiera recalcado mi primo, a quien estimulaban (creo) cierto orgullo local, y el deseo de mostrarse indiferente a la réplica tripartita del otro.
         Me dijo que el muchacho del callejón era un tal Ireneo Funes, mentado por algunas rarezas como la de no darse con nadie y la de saber siempre la hora, como un reloj. Agregó que era hijo de una planchadora del pueblo, María Clementina Funes, y que algunos decían que su padre era un médico del saladero, un inglés O'Connor, y otros un domador o rastreador del departamento del Salto. Vivía con su madre, a la vuelta de la quinta de los Laureles.
         Los años ochenta y cinco y ochenta y seis veraneamos en la ciudad de Montevideo. El ochenta y siete volví a Fray Bentos. Pregunté, como es natural, por todos los conocidos y, finalmente, por el “cronométrico Funes”.

Si querés leer el cuento completo hacé click aquí